domingo, junio 23

El puente binacional se construirá en 3 años

PUENTE

 La construcción del puente binacional Guayaramerín (Bolivia)-Guajará Mirim (Brasil) se estima que concluirá en un tiempo máximo de tres años. El Gobierno ya instruyó actualizar los estudios para los accesos en la parte boliviana.

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, informó que ese es el tiempo máximo para el emplazamiento de la obra sobre el río Mamoré.

“El alcance del puente es de 1.222 metros de longitud y va a tener un acceso hacia Brasil de 3,7 kilómetros (km); se tiene que entregar en dos años y medio a tres años como máximo”, detalló ayer la autoridad en conferencia de prensa.

En cuanto a los accesos en la parte boliviana, el Gobierno se hará cargo, por lo que ya se instruyó la actualización correspondiente de los estudios.

“Nosotros tenemos estudios de 2013 y obviamente recorriendo el sector hemos visto que han crecido también las viviendas; entonces, se va a entrar con la socialización para realizar la actualización y el diseño correspondiente”, explicó.

De acuerdo con sus datos, la inversión para la obra es de $us 88.255.724,42, que serán financiados por Brasil.

Licitación

El lanzamiento oficial de la licitación se hizo el martes, en un acto desarrollado en Brasilia, Brasil, al que asistieron Montaño, el ministro de Transportes de ese país, Renan Filho, y autoridades de las regiones fronterizas de ambas naciones.

El titular de Obras Públicas destacó que se trata de “un logro” concretado gracias a las gestiones directas de los presidentes Luis Arce, de Bolivia, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil.

Plazos

Invitó a las empresas internacionales especializadas en el área a presentar sus propuestas hasta el 28 de diciembre de 2023, según establece la licitación.

“Es una contratación integral que comprende dos etapas: la primera, la actualización del estudio de detalle de ingeniería; este se entregó a Brasil en 2015, por eso debe actualizarse con nuestro informe; la segunda es la construcción de la obra”, refirió.

Brasil optimizó las características del puente en Guayaramerín a fin de mejorar las condiciones de navegabilidad a futuro, contando con las mismas dimensiones de los puentes Abuná y Rondón–Roosvelt (19,5 metros de altura y 160 metros en horizontal), ambos ubicados en territorio brasileño.